Blog

Las redes sociales son unas herramientas maravillosas que nos sirven tanto para comunicarnos, como para aprender, mantenernos informados en páginas de nuestro interés e incluso para divertirnos. Pero como toda herramienta, hay que aprender a utilizarla en nuestro beneficio y adoptar unas medidas de seguridad. Como educadores, de la misma forma que enseñamos a nuestros hijos a utilizar un cuchillo, o a cruzar la calle, también debemos enseñarles una forma segura de proteger su privacidad, enseñándoles a evitar acciones que puedan lamentar en el futuro y orientarles para que hagan un uso responsable de las redes sociales.

10 consejos para un buen uso de las redes sociales para jóvenes y sus familias
, , ,

10 consejos para un buen uso de las redes sociales para jóvenes y sus familias

Las redes sociales son unas herramientas maravillosas que nos sirven tanto para comunicarnos, como para aprender, mantenernos informados en páginas de nuestro interés e incluso para divertirnos. Pero como toda herramienta, hay que aprender a utilizarla en nuestro beneficio y adoptar unas medidas de seguridad.
Como educadores, de la misma forma que enseñamos a nuestros hijos a utilizar un cuchillo, o a cruzar la calle, también debemos enseñarles una forma segura de proteger su privacidad, enseñándoles a evitar acciones que puedan lamentar en el futuro y orientarles para que hagan un uso responsable de las redes sociales.

La parte peligrosa de las redes sociales, viene dada, en su mayor parte, por la interacción con otros usuarios. Cuesta identificar lo qué es real y lo que no, cuándo nos están timando, cuándo la persona que está detrás de la pantalla dice la verdad o quiere sonsacarnos información, cuando al otro lado de la pantalla, hay alguien que puede poner en riesgo nuestra vida o intimidad.

Llevamos muchos años intentando concienciar a los jóvenes de los peligros de la red, a través de vídeos, campañas online, charlas en colegios, pero no es fácil convencer a los adolescentes que deben ser cautos con las redes sociales, porque ya de por sí, están pasando por una etapa de muchísima curiosidad, deseando ser adultos, cometiendo sus propios errores e intentando probar todos los límites impuestos por los adultos, así que las redes, son un lugar más donde probarse a sí mismos.

Aquí os dejamos algunos consejos, para intentar minimizar esos riesgos, aunque todos nos equivocamos alguna vez. Estos consejos, deben servirnos a todos, ya que los adultos también tienen que conocer bien estas herramientas, para luego poder orientar en su uso y ayudar o intervenir cuando sea necesario.

  1. Hablar habitualmente con los hijos sobre las cosas que hacen en Internet, qué tipo de temas les interesan, qué redes usan y qué hacen en ellas.
  2. Hacerles recomendaciones de usos interesantes de las mismas, como seguir a páginas educativas, personajes que admiran, grupos de personas que les atraen los mismos pasatiempos que a ellos, etc. 
  3. Concienciar sobre la importancia de la privacidad, que no se deben facilitar datos innecesariamente que puedan informar a desconocidos de su localización, o de cuándo no hay nadie en casa. Nunca se sabe quién está al otro lado.
  4. Enseñar a diferenciar un amigo real y un ‘amigo’ virtual. Las cosas que se dicen a unos, no se las decimos a esos otros que no conocemos, que no sabemos si son quienes dicen ser.
  5. Es importante hacerles reflexionar sobre el futuro, en que cada cosa que publican puede quedarse dando vueltas por la red durante mucho tiempo y en si se sentirían orgullosos de cualquiera pueda ver esas fotos cuando sean adultos, bien sean sus compañeros de trabajo, su futura pareja o sus hijos.
  6. Es fundamental que la tecnología, que las redes sociales, no interfieran con la vida familiar, con los momentos que debemos estar juntos, charlando, conociendo qué tal nos ha ido el día a los demás, así que se debe limitar su uso durante esos momentos para poder escuchar de verdad a los que están a nuestro alrededor.
  7. Si son niños pequeños, que empiezan a utilizar la tecnología, es bueno crear espacios comunes, donde los adultos puedan sentarse a su lado y enseñarles y ver qué hacen y ayudarlos, si lo necesitan.
  8. Enseñarles a no creer todo lo que leen en Internet, a verificar la información antes de usarla o compartirla.
  9. Ayudarles a configurar la privacidad y seguridad de todas las aplicaciones que usen en las que se compartan datos personales como nombre, teléfono, fecha de nacimiento o email y quién puede o no puede ver esas publicaciones.
  10. Debemos estar siempre alerta ante comportamientos extraños. Si lo vemos necesario, debemos instalar herramientas de control parental.

Lo mejor es educar en el buen uso y de esa forma, podemos darles más libertad y a la vez, la responsabilidad de actuar en consecuencia acorde a los valores que les hemos enseñado, el respeto en la red hacia otros y hacia ellos mismos y solucionar problemas cuando se presenten.

Fuente de la imagen: business insider.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Más Información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close