News

Consejos para ayudar a estudiar a los hijos en casa

Consejos para ayudar a estudiar a los hijos en casa

Aquí les dejamos algunos consejos para ayudar a los hijos a estudiar en casa durante la cuarentena y para ayudarles también a manejar el estrés en este momento tan complicado.

Tome un papel activo 

Asegúrese de que su hijo tenga un lugar cómodo para trabajar. Pregúnteles cómo puede apoyarlos con su aprendizaje. ¿Puede animarlos a hablar sobre ideas clave en la lección con usted, por ejemplo? Hablar sobre su aprendizaje ayudará a su hijo a consolidar sus ideas. Ayúdelos a proponer ideas prácticas que los enseñen a mantener el control en el período en que estudian en casa; por ejemplo, elaborando un horario y pidiendo libros o materiales relevantes a sus maestros. 

Para motivar a su hijo, anímelo a pensar en sus objetivos en la vida y ver cómo se relaciona su aprendizaje con ellos, pero también que generalmente hay otras rutas hacia su objetivo si las cosas no salen tan bien como les gustaría. Comprenda lo que su hijo está tratando de lograr. Si le está pidiendo a su hijo que entienda lo que necesita hacer, podría ser útil si usted también lo sabe para que pueda ayudar a planificar y mantener las ideas en perspectiva. 

Hágase estas preguntas: 

Ayude a su hijo a aprender en casa. Aquí hay algunos consejos para ayudar a su hijo con su aprendizaje cuando la escuela está cerrada e impulsarlo así a manejar su estrés en este momento difícil.

  • ¿Lo sé …? 
  • ¿Qué materias estudia mi hijo? 
  • ¿Todavía necesitan prepararse para los exámenes? 
  • ¿Cuándo son los exámenes (en caso de que haya)? 
  • ¿Ha establecido el profesor alguna evaluación informal que mi hijo necesita presentar? 
  • ¿Tiene mi hijo los libros y materiales que necesita? 
  • ¿Hay oportunidades para descansos / premios? 
  • ¿Hay algún compromiso inevitable que necesiten evitar? 

Hable acerca de los nervios y la ansiedad 

Recuerde a su hijo que es normal sentirse ansioso. El nerviosismo es una reacción natural al estrés (piense en luchar o huir). La clave es poner estos nervios a un uso positivo. Si la ansiedad se interpone en el camino en lugar de ayudar, anime a su hijo a practicar las actividades que normalmente realizarían en la escuela. ¿Pueden imitar esto en casa? Por ejemplo, vestirse por la mañana a la hora habitual les ayuda a comenzar el día correctamente. Esto ayudará a que todo parezca más familiar y les ayudará a sentirse en control. 

Comparta la teoría del estrés con su hijo

Recuérdeles que todo lo que sienten es normal y, lo más importante, que se puede manejar. No solo les diga que las estrategias funcionan, ¡trate de explicar cómo y por qué funcionan! Ayude a su hijo a enfrentar sus miedos y a completar estas actividades, en lugar de evitarlas. 

Anímelos a pensar en lo que saben y pueden controlar. Si hay algo (dentro de su control) en el que no se sientan seguros, aliéntelos a ser proactivos y buscar. 

Sea flexible 

Sea todo lo flexible que pueda. Cuando su hijo esté estudiando todo el día, trate de no preocuparse por los trabajos domésticos que se dejan sin hacer o por el desorden de las habitaciones. 

Mantener la calma puede ayudar. Recuerde, esto no durará para siempre. 

Asegúrese de que su hijo coma bien 

Una dieta equilibrada es vital para la salud de su hijo y puede ayudarlo a sentirse bien durante los períodos difíciles. Los alimentos y bebidas con alto contenido de azúcar y cafeína, como las bebidas energéticas, la cola y los dulces pueden aumentar el comportamiento ansioso. 

Ayude a su hijo a dormir lo suficiente 

El buen sueño mejora el pensamiento y la concentración. La mayoría de los adolescentes necesitan dormir entre ocho y diez horas por noche. Permita que su hijo se relaje entre estudiar y acostarse. Si usan computadoras portátiles o teléfonos, a menudo hay una configuración de «turno de noche» que reducirá la luz azul emitida por la pantalla (la luz azul está vinculada a mantenernos despiertos, ya que puede «engañar» a nuestro cerebro para que piense que es de día).

Fomentar el ejercicio 

El ejercicio libera endorfinas (hormonas) que pueden ayudar a aumentar los niveles de energía. Cualquier ejercicio cuenta, así que trate de encontrar uno que le guste a su hijo. 

Planee momentos especiales que les hagan sentirse recompensados

Con su hijo, piense en las recompensas por estudiar y superar cada semana de autoaprendizaje. Las recompensas no necesitan ser grandes o caras. Pueden incluir cosas simples, como hacer su comida favorita o mirar televisión. 

Los mejores consejos para los padres 

  • Mantenga la calma, especialmente cuando su hijo esté preocupado 
  • Hágales saber que los ama. 
  • Reflexione sobre cómo se están sintiendo, por ejemplo: «Puedo ver que estás preocupado/a, y es perfectamente comprensible y natural». 
  • Distráigalos y manténganlos ocupados. 
  • Esté disponible para hablar cuando estén listos para hacerlo. 
  • Trate de involucrar a su hijo tanto como sea posible en la toma de decisiones en torno a sus estudios; por ejemplo, cuándo y qué comen (¡dentro de una variedad de buenas alternativas, por supuesto!)

 

Helping your child to learn at home

 

Here are some tips for supporting your child with their learning when school is closed, and helping them manage their stress at this difficult time.

Take an active role

Make sure your child has somewhere comfortable to work. Ask them how you can support them with their learning. Can you encourage them to talk through key ideas in the lesson with you, for example? Talking about their learning will help your child to cement their ideas.

Help them come up with practical ideas that will help them maintain control in the period they are studying at home, such as by drawing up a schedule and asking for relevant books or materials from their teachers.

To motivate your child, encourage them to think about their goals in life and see how their learning is related to them – but also that there are usually other routes to their goal if things don’t go as well as they would like.

Understand what your child is trying to achieve

If you’re asking your child to understand what they need to do, it might help if you know it too so you can help plan and keep things in perspective. Ask yourself these questions:

  • Do I know…?
  • Which subjects my child is studying?
  • Do they need still to be preparing for exams?
  • When are the exams (if they are occurring)?
  • Has the teacher set any informal assessments that my child needs to submit?
  • Does my child have the books and materials they need?
  • Are there opportunities for breaks/treats?
  • Are there any unavoidable commitments that they need to work around?

Talk about nerves and anxiety

Remind your child that it’s normal to feel anxious. Nervousness is a natural reaction to stress (think fight or flight). The key is to put these nerves to positive use.

If anxiety is getting in the way rather than helping, encourage your child to practise the activities they would normally be doing in school. Are they able to mimic this at home, for example does getting dressed in the morning at their usual time help them to begin the day correctly?

This will help everything seem more familiar and help them feel in control.

Share the theory of stress with your child

Remind them that everything they feel is normal – and, most importantly, it can be managed. Don’t just tell them that strategies work – try to explain how and why they work!

Help your child face their fears and see these activities through, rather than avoiding them.

Encourage them to think about what they know and can control. If there’s something (within their control) that they don’t feel confident about, encourage them to be proactive and seek.

Be flexible

Be flexible where you can. When your child is studying all day, try not to worry about household jobs left undone or untidy bedrooms.

Staying calm can help. Remember, this will not last forever.

Make sure your child eats well

A balanced diet is vital for your child’s health and can help them feel well during challenging periods.

High-sugar and high-caffeine foods and drinks, such as energy drinks, cola and sweets can increase anxious behaviour.

Help your child get enough sleep

Good sleep improves thinking and concentration. Most teenagers need eight to ten hours of sleep a night.

Allow time for your child to wind down between studying and going to bed. If they are using laptops or phones, there is often a “night-shift” setting that will reduce the blue light emitted from the screen (blue light is linked to keeping us awake, as it can “trick” our brain into thinking it’s daytime).

Encourage exercise

Exercise releases endorphins (hormones) that can help boost energy levels. Any exercise counts, so find try to find one your child enjoys.

Make time for treats

With your child, think about rewards for studying and getting through each week of self-study.

Rewards do not need to be big or expensive. They can include simple things like making their favourite meal or watching TV.

Top tips for parents

  • Keep calm, especially when your child is worried.
  • Let them know you love them.
  • Reflect back how they’re probably feeling, e.g. “I can tell you’re worried, and it is perfectly understandable and natural”.
  • Distract them and keep busy.
  • Be available to talk when they are ready to.
  • Try to involve your child as much as possible in making decisions around their studies – such as when and what they eat (from a choice of good alternatives, of course!